Saltar al contenido

En el camino, de Jack Kerouac

24 octubre 2009

[...Dean Moriarty, hablando del bop, un tipo de jazz]
“Verás, hay un tipo y todo el mundo estaba allí, ¿cierto? Le toca exponer lo que todos tienen dentro de la cabeza. Empieza el primer tema, después desarrolla las ideas y la gente, sí sí, y lo consigue, y entonces sigue su destino y tiene que tocar de acuerdo con ese destino. De repente, en algún momento en medio del tema LO COGE… todos levantan la vista y se dan cuenta; le escuchan; él acelera y sigue. El tiempo se detiene. Llena el espacio vacío con la sustancia de nuestras vidas, confesiones de sus entrañas, recuerdos de ideas, refundiciones de antiguos sonidos. Tiene que tocar cruzando puentes y volviendo, y lo hace con tan infinito sentimiento, con tan profunda exploración del alma a través del tema del momento que todo el mundo sabe que lo que importa no es el tema si no LO que ha cogido…”

En el camino es la primera y más conocida obra de Jack Kerouac, suerte de poète maudit a la americana y miembro más representativo de la conocida como generación beat.

En esta obra, Kerouac relata, utilizando el pseudónimo de Sal Paradise, los viajes que hizo a lo largo y ancho de los Estados Unidos durante finales de los cuarenta e inicio de los cincuenta junto a sus amigos. Entre estos cabe destacar a Neal Cassady (Dean Moriarty en el libro), pues podría decirse que la historia gira en torno a él. Este personaje, admirado por Kerouac y el resto de sus amigos, es lo que en aquella época se conocía como un hipster, un hombre blanco que adopta la vida de un músico de jazz con todo lo que conllevaba: consumo de marihuana y otras drogas, pobreza y decrepitud, actitud deshinibida en el sexo…

El libro está articulado en cinco partes en las que cada una corresponde a un viaje, siempre con Nueva York como punto de partida. En estos viajes se entrelazan historias de amor, amistad, drogas y jazz, muy presente en toda la obra hasta el punto de influir claramente en el estilo de escritura de Kerouac. De hecho, creo que el libro se adapta a la perfección a la descripción  que da Dean acerca del jazz, arriba expuesta, utilizando una forma de escribir un tanto improvisada que da un punto de frescura a toda la narración pero que en ocasiones deja con la impresión de un texto poco trabajado. Sin embargo, cuando Kerouac LO TIENE, consigue unos párrafos maravillosos, cercanos a la poesía y cargados de ideas perfectamente expuestas que bien merecen una pausa y una reflexión en la lectura.

Jack Kerouac

Jack Kerouac

Es pues En el camino una obra irregular, con momentos un tanto flojos entremezclados con párrafos de puro talento literario que merece la pena descubrir y paladear con calma. Un libro no apto para lecturas rápidas y de poca antención e indispensable para conocer la cultural del jazz de la américa de principio de los cincuenta.

Por último no quería despedirme sin dar antes un tirón de orejas al traductor de la obra para la edición de Compactos de Anagrama. Que a estas alturas de la vida todavía quede gente que crea que las mayúsculas no se acentúan tiene delito, pero si además se dedican a traducir libros… mal asunto.

About these ads
7 comentarios leave one →
  1. 25 octubre 2009 3:26 pm

    Estás por la calle caminando un día cualquiera, y coges la primera a la derecha y de repente ¡pum! te topas con algo extraño, y no sabes como ¡plaf! eso modifica de repente tu ánimo, tu recorrido, tus planes, tu vida.
    Tu reseña. De acuerdo. Creo que es como la vida. Hay atisbos de genialidad, que reflejan lo extraordinario y jodidamente maravilloso e inexplicablemente fuera de lo común que tiene la existencia y que nos hace quedarnos perplejos, reírnos a carcajadas y en ocasiones rozar la felicidad. Y por otra parte hay pasajes como días anodinos cualquieras. Me gusta que una obra sea capaz de reflejar lo sencillo, un trayecto es así, hay sucesos extravagantes o patéticos, pero también hay momentos de aburrimiento, normalidad y eso es realista.
    Apoyo el hecho de acentuar las mayúsculas.
    Quiero augurar buena vida a tu blog, espero contribuir positivamente.

    Saludos

  2. Von Krolock Enlace permanente
    25 octubre 2009 4:08 pm

    No es la primera vez que oigo comentarios positivos sobre este libro, de hecho hace un par de años una profesora nos lo recomendó en clase como una buena referencia para conocer la cultura beat, de la cual musicalmente se ha perdido casi todo debido a que la improvisación era un pilar fundamental en este mundo de bohemia extrema. Por otro lado, si os interesa dicho movimiento y el mundo del comic. ( que se que sí. ) Os recomiendo que le echéis un ojo al comic de “Jazz Maynard”, el cual seguro que no os defraudará.

    Eso si, decir que el libro tiene una de las portadas mas gay que han pasado por mis ojos xD

    Por lo demás, desearos mucha suerte con la aventura de este nuevo blog. El cual estoy seguro que tendrá mas de una lectura interesante. ¡ Un abrazo compañeros ¡

  3. 25 octubre 2009 8:54 pm

    Desde luego, esta es una gran obra, un hito que dejó plasmada una filosofía de vida y que culminó una época y un movimiento como lo fue la generación Beat.

    Me pareció muy interesante también la noticia que recogía hace algunos meses El País (de la que guardo el recorte) en la que decían que la editorial Anagrama publicaría la obra de Kerouac a partir del rollo mecanografiado original, que se había subastado por una millonada. Y bueno también anunciaban la intención de Coppola de llevarla a la gran pantalla.

    Bueno, el caso es que lo que me ha animado a escribir, por hacer un poco de gremio, ha sido sobre todo ese “tirón de orejas” al traductor en cuestión que no acentúa mayúsculas. Resulta curioso el hecho de que en el único momento en que se es consciente de que tenemos una traducción entre manos es cuando se detecta algún error, puesto que en el resto de los casos el traductor es invisible. Claro que esto es algo que lleva mucho tiempo siendo así, lo mejor que le puede pasar a un traductor parece que es que no hablen de él.

    Lo que quiero decir, es que Anagrama lleva editando el libro de Kerouac desde 1995 parece, y no ha sido hasta esta última versión a partir del rollo original cuando han variado la traducción, de manos del traductor Jesús Zulaika (por lo que veo en el recorte que tengo de El País). Vamos, que no sé, pero puede que la versión que leyeráis fuese la de 1995, y las normas de la RAE han ido dando varios tumbos desde entonces, supongo que en cuanto a mayúsculas y a muchas otras cosas, todavía se escribía sólo con tilde, etc.

    Si no es así, y me he colado, lo siento, creo que a estas alturas ya se me ha visto el plumero, soy traductora. Barro para casa. Claro que es un error que ese libro no tenga las mayúsculas acentuadas, pero a veces los traductores son los que menos tienen que decir al respecto, y son los editores, los intereses, el dinero… los que deciden.

    Solo eso, pero enhorabuena por la reseña y por la página, que tiene muy buena pinta.

  4. Pablo Cantó Enlace permanente*
    26 octubre 2009 12:02 am

    Bueno, en primer lugar muchas gracias a todos por opinar, muchas veces los comentarios son más enriquecedores que la propia entrada y creo que éste es un buen ejemplo.

    Alba, creo que llevas razón en lo que dices, muy buen apunte. La edición que tengo en mis manos es de 2009 pero la primera edición en Compactos de Anagrama es del 86 así que puede ser cierto que simplemente esté sin revisar.
    Por otro lado llevas toda la razón en que parece que uno sólo se percata de la figura del traductor cuando hay un error, y es una lástima. De verdad admiro vuestro trabajo, creo que intentar captar los matices de una obra y plasmarlos en otro idioma tiene que ser complicadísimo, y sin vosotros los negados para los idiomas como yo estaríamos perdidos.

    Una vez más, muchas gracias por participar :)

  5. ainhoainhoainho Enlace permanente
    26 octubre 2009 7:47 pm

    qué comentarios tan extensos, pardiez.

  6. 3 noviembre 2009 4:32 am

    Ya, jope, yo sólo quería decir que en Sputnik, mi amor, Murakami menciona a Kerouac, o más bien hombre de apellido impronunciable (y lo digo yo, sí, qué pasa).

  7. Pablo Cantó Enlace permanente*
    3 noviembre 2009 1:35 pm

    Cierto, de hecho conocí a Kerouac gracias a Sputnik mi amor, fíjate qué cosas…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: