Skip to content

Guía del autoestopista galáctico, de Douglas Adams

17 noviembre 2009

Es un hecho importante y conocido que las cosas no siempre son lo que parecen. Por ejemplo, en el planeta Tierra el hombre siempre supuso que era más inteligente que los delfines porque había producido muchas cosas -la rueda, Nueva York, las guerras, etcétera-, mientras que los delfines lo único que habían hecho consistía en juguetear en el agua y divertirse. Pero a la inversa, los delfines siempre creyeron que eran mucho más inteligentes que el hombre, precisamente por las mismas razones.

Y con este libro volvemos a esos Compactos de Anagrama naranjas que tanto nos gustan a Ainhoa y a mí.
Guía del autoestropista galáctico es la primera parte de la “trilogía de cinco libros” escrita por Douglas Adams, cuyos siguientes títulos EL restaurante del fin del mundo; La vida, el universo y todo lo demás; Hasta luego, y gracias por el pescado e Informe sobre la Tierra: fundamentalmente inofensiva. Esta saga, que comenzó como un serial radiofónico en los setenta, goza de gran popularidad en Estados Unidos, incluso tuvo su propia serie de televisión y, en 2007, se llevó a la gran pantalla con un resultado más que aceptable. La obra tiene tal trascendencia que hasta tiene su propia fiesta: el Día de la toalla. Éste se celebra el 25 de mayo conmemorando la muerte de Adams y la fiesta consiste principalmente en llevar todo el día una toalla encima en honor a las indicaciones que hace la Guía sobre éstas . Estos yankis sí que saben cómo divertirse, ¿eh?.

Centrándonos ya en la obra, Guía del autoestopista galáctico narra las aventuras de Arthur, un humano cuyo planeta (la Tierra) es destruido para construir una circunvalación intergaláctica precisamente en el momento que su casa estaba siendo derribada para construir una circunvalación. Irónico, ¿verdad?. Nuestro prota logra salvarse gracias a Ford Prefect, un autoestopista galáctico que se había quedado tirado en la tierra hace quince años y que había entablado amistad con Arthur. Y contar más sería destriparos el libro. Sólo añadiré que Prefect, de origen betelgeusiano (del planeta Betelgeuse, vaya, que hay que explicarlo todo…), trabaja como revisor de la Guía del autoestopista galáctico, una suerte de Guía Michelín-interplanetaria que tal y como viene descrita en el libro bien podría tratarse del embrión del actual ebook. Esta guía es el libro más vendido del universo y en su portada viene escrita la leyenda “NO SE ASUSTE”.

Douglas Adams

Douglas Adams

El autor intercala en la narración fragmentos de esta guía bien como introducción de algo que sucederá después, bien como explicación de algún personaje, raza o planeta que acaba de aparecer. Estos fragmentos son de lo más desternillante del libro, si bien toda la obra es un compendio de bromas, chistes y juegos de palabras que impedirán que a uno se borre la sonrisa desde el momento que empieza a leer hasta que termina. Cuesta no evocar a grandes del humor como (Sir) Terry Pratchett o los Monty Pythons con este libro, pues está cargado de ese humor tan absurdo e inverosímil que sólo puede estar creado por alguien o realmente brillante o realmente tocado de la cabeza. En este caso me decanto por lo primero, pues tras esas bromas se esconde por lo general un mensaje, una crítica a nuestra sociedad, nuestro modo de vida y nuestra forma de pensar que hacen replantearse muchas cosas mientras a uno duele la barriga de tanto reirse.
El final se me antojó un tanto abrupto, si bien es posible que sea porque la edición de Anagrama tiene un epílogo que es casi más largo que el propio libro y cuando pensaba que me quedaban cerca de cien páginas para leer me encontré de bruces con el final y me sentí un poco decepcionado. Por otra parte, es un final totalmente comprensible teniendo en cuenta que hay cuatro libros más por delante para leer.

Guía del autoestopista galáctico
es un buen libro para pasar un rato agradable leyendo, sin demasiadas pretensiones. Gustará sobre todo a los fans de Prachett, la literatura de humor y la ciencia ficción. Un último consejo: no leer en lugares públicos. La gente suele mirar raro a todo el que se carcajea solo.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: